Somos un lugar íntimo, asegura tu atención

La alquimia a intentado durante siglos descubrir de qué está hecho el universo. Su estudio ha sumergido a hombres y mujeres en la perdición de sus elementos, en las mezclas químicas que constituyen el mundo, en la transmutación de los metales, en la creación de vida artificial, y en la obsesión absoluta por la vida eterna.
Sin embargo, la historiografía esotérica dice que la única persona que logro dar con todos esos secretos fue un alquimista llamado Geber.
Nació en persia oriental a fines del siglo VIII d.C., y su particular interés en el manejo de la materia lo llevó a convertirse en el primer maestro de la alquimia. Su mayor descubrimiento fue convertir cualquier objeto en oro, lo cual rápidamente atrajo la atención de su entorno, al punto de despertar la absoluta codicia del califa, quien mandó a matarlo para robarle aquel magnífico secreto.

Era el verano del año 815 cuando una violenta redada emprendida por las fuerzas leales Al Califa obligó a Geber a huir de la casa, llevando consigo unas pocas posesiones, entre ellas el secreto de la piedra filosofal. Tenía 94 años, y aunque al poco tiempo lo dieron por muerto debido a su avanzada edad, los soldados que lo vieron escapar ese dia nunca lograron explicar la capacidad atlética con la que Geber saltó por la ventana.
¿Habrá sido Geber la única persona en conseguir la vida eterna? ¿Que hizo con la piedra filosofal? ¿Por qué terminó construyendo su laboratorio en esa extraña región?.

Gracias a un grupo de químicos y alquimistas intentamos plasmar el sabor de lo desconocido, lo mágico y lo místico, que Geber dejó en alguno de sus escritos…